El Tribunal de Justicia de la UE declara como abusivo el uso de la temporalidad en contratos del sector público en España

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha emitido un fallo que impactará significativamente en la contratación laboral del sector público en España. En una decisión histórica, el Tribunal ha declarado abusivo el uso excesivo de la temporalidad en los contratos de trabajo de este sector. Esta sentencia supone un revés para las prácticas laborales que han prevalecido durante años en nuestro país, donde la precariedad laboral ha sido una constante en muchos ámbitos. Esta determinación legal tendrá repercusiones directas en la estabilidad laboral de los trabajadores del sector público, así como en las políticas de contratación de las administraciones. Es un paso significativo hacia la protección de los derechos laborales y la erradicación de la inseguridad laboral en España.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea declara abusivo uso de temporalidad en contratos públicos

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) señaló hoy que los empleos indefinidos no fijos deben considerarse como trabajos de duración determinada, si bien advirtió contra la consecución abusiva de contratos públicos en varias administraciones españolas.

El TJUE respondió así a una serie de preguntas del Tribunal Superior de Justicia de Madrid relativas a los litigios que oponen a tres trabajadores a la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y a la Agencia Madrileña de Atención Social de la Comunidad de Madrid.

Esas personas trabajaron durante muchos años, desde 1994 en los dos primeros casos y desde 1998 en el tercero, con contratos temporales sucesivos porque no se convocaron las plazas para cubrir esos puestos de manera permanente.

La corte con sede en Luxemburgo entiende, en virtud del Acuerdo Marco sobre trabajo de duración determinada, que esa consecución de contratos debe entenderse como contratos de duración determinada ya que pueden equipararse a una renovación tácita y automática de los mismos.

Subraya que una interpretación restrictiva del concepto de 'sucesivas relaciones laborales de duración determinada' permitiría emplear a trabajadores de forma precaria durante años y podría llevar a excluir un gran número de relaciones laborales de duración determinada de la protección de los trabajadores perseguida por la normativa europea.

También podría facilitar, añade el tribunal, la utilización abusiva de dichas relaciones por parte de los empleadores para satisfacer necesidades permanentes y estables en materia de personal.

El TJUE subraya que fue la Administración la que no convocó las plazas en plazo y forma.

La corte de Luxemburgo destaca que no le corresponde al TJUE pronunciarse sobre la interpretación del Derecho interno, sino al Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que es el que debe tomar medidas apropiadas para evitar la utilización abusiva de sucesivos contratos o relaciones laborales de duración determinada, indicó el servicio de prensa del TJUE.

No obstante, con el fin de orientarlo en su apreciación, el tribunal comunitario señala que las medidas esgrimidas por las Administraciones y por el Gobierno español, como la garantía de acceso al empleo público en condiciones de igualdad, mérito, capacidad y publicidad, son razones objetivas que justifican ese tipo de contratos.

Sin embargo, añade que los plazos establecidos para convocar esas plazas ocupadas provisionalmente son medidas adecuadas para evitar que se perpetúe la situación de precariedad de dichos trabajadores, al garantizar que las plazas que ocupan se cubran rápidamente de manera definitiva.

Por consiguiente, en las situaciones examinadas, la convocatoria de esos procesos dentro de los plazos establecidos puede prevenir, en principio, los abusos derivados de la utilización sucesiva de relaciones laborales de duración determinada a la espera de que dichas plazas se cubran de manera definitiva, considera el TJUE.

La corte comunitaria agrega que, a falta de medidas adecuadas en el Derecho nacional para prevenir y, en su caso, sancionar, con arreglo al Acuerdo Marco, los abusos derivados de la utilización sucesiva de contratos temporales (.) la conversión de esos contratos temporales en contratos fijos puede constituir tal medida.

Mónica Rodríguez

Hola, soy Mónica, una apasionada escritora y experta en temas de actualidad de la ciudad de Madrid. Mi pasión por la información veraz y objetiva me ha llevado a formar parte del equipo de La Voz de Madrid, un periódico independiente que se destaca por su compromiso con la verdad y la transparencia en cada noticia que publica.

Mi experiencia en el mundo de la comunicación y mi profundo conocimiento de la realidad madrileña me permiten ofrecer a nuestros lectores análisis profundos y enfoques novedosos sobre los temas que más les interesan. Como colaboradora de La Voz de Madrid, me enorgullece formar parte de un equipo comprometido con la calidad y la excelencia periodística, siempre buscando informar con rigor y ética.

A través de mis artículos y reportajes, busco acercar a nuestros lectores a la realidad de la capital española, proporcionando una mirada fresca y crítica sobre los acontecimientos más relevantes. Estoy encantada de formar parte de este proyecto periodístico que busca informar, educar y entretener a nuestra audiencia. ¡Gracias por seguirnos en La Voz de Madrid!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información